Segunda edición de los Premios de Gastronomía de la Comunidad de Madrid

El año pasado nos despedíamos diciendo “nos gustaría que, todos los años, el día de los premios sea esperado por todos para disfrutar de una estupenda noche en compañía de clientes, compañeros y proveedores” y estamos encantados de que, esta segunda edición de los Premios de Gastronomía de la Comunidad de Madrid, se hayan vuelto a convertir en una gran fiesta, en un punto de encuentro de todos los amantes de la gastronomía (profesionales, aficionados, empresas, instituciones …)

Para nosotros, este evento es un homenaje a la gastronomía de la Comunidad, un espacio único por la variedad de cocinas y profesionales que conviven en ella. El reconocimiento a esta diversidad culinaria se proyecta en estos galardones que entrega la Academia que, en esta edición, han cubierto diez categorías y se han concedido mediante votación de lo 50 académicos: Cocina, Cocina Internacional, Jefe de Sala, Proyecto Innovador, Bar, Puesto de Mercado, Plato más Castizo, Producto de Madrid,  Vinos y Licores, y Reconocimiento a toda una vida- junto con una Mención Honorífica.

Sabemos que no están todos los que son pero, indiscutiblemente, son todos los que están. A diferencia de otros Premios, el modesto objetivo de la Academia, no es buscar el mejor en una categoría (cada uno puede tener su opinión perfectamente respetable), sino reconocer el trabajo y la aportación a la gastronomía madrileña de personas, empresas e instituciones que destacan por su trayectoria. Para nosotros, es igualmente merecedor al “Reconocimiento a toda una vida”, el primer cocinero capaz de conseguir las tres estrellas Michelín en España y la cocinera de un pequeño bar (pequeño solo en dimensiones) que lleva 50 años dando de comer una cocina sabrosa y honesta basada en recetas para todos los públicos; creemos que establecimientos tradicionales de Madrid como son los bares tienen que tener su representación en estos Premios y queremos mostrar nuestro apoyo a los pequeños comerciantes y a los mercados de Madrid incluyéndoles en nuestro reconocimiento.

Todo esto es posible gracias a la generosidad de personas, empresas e instituciones que nos apoyan para poder convertir en realidad este proyecto que queremos sea de todos. Gracias a la Comunidad de Madrid por todo su apoyo, gracias a Mahou y la a D.O. Vinos de Madrid por estar al lado de la gastronomía de Madrid y, gracias a empresas amigas como Joselito’s, Nautalia y Guilis por ayudarnos a convertir en una fiesta este encuentro de amigos.

Este año, de forma especial, queremos a agradecer a Alberto Chicote que haya hecho un hueco en una agenda que sabemos muy complicada para ejercer de anfitrión con nosotros. Para todos nosotros ha sido un placer contar con un amigo como él.

Academia Madrileña de Gastronomía

 

Categorías

Sería muy difícil poner de acuerdo a todos los aficionados a la gastronomía acerca de cuál es el mejor cocinero o el mejor restaurante de Madrid pero, casi con seguridad, si preguntásemos por el cocinero con mayor personalidad, Abraham García se llevaría la palma. Desde hace 41 años, este manchego afincado en Madrid, maestro de la cocina, amante del cine y apasionado de los caballos, lleva haciendo disfrutar a todo el que ha pasado por su restaurante; Viridiana ha sido el lugar donde, mucho antes de que existiera el concepto de “cocina fusión”, la cocina española se daba la mano con productos y preparaciones mexicanos, norteafricanos o de cualquier otro lugar que a Abraham le pareciera interesante. Por su talento como cocinero y por su capacidad creativa, el Premio a la Cocina de esta edición de 2017 es para Abraham Garcia.

Entregó el premio: D. Pedro Rollán – Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid

 

¿Conocen el concepto japo-cañí? Hay que ser muy buen cocinero y estar muy seguro de lo que se hace para ser capaz de asociar la cocina japonesa con el concepto de tapas. En el año 2000, Ricardo Sanz, con el lanzamiento del primer Kabuki fue el iniciador de la eclosión de la cocina japonesa en Madrid con una interpretación muy personal y de gran calidad que no ha dejado de evolucionar en estos 17 años. Nadie mejor que él para recibir el Premio a la Cocina Internacional en esta edición de los Premios de la Academia Madrileña.

Entregó el premio: D. Álvaro Ballarín  – Viceconsejero de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid

 

Para la Academia Madrileña de Gastronomía, la sala de un restaurante es algo esencial para disfrutar de una buena cocina. Sin los que trabajan en ella, no sería la mismo. Dirigir la sala de un restaurante es algo mucho más complicado de lo que puede parecer a primera vista e, insisto, es uno de los factores clave para el éxito de un negocio de hostelería. Este año, el Premio a la Sala es para Jorge Dávila, una persona que, a pesar de ser el Director del Grupo Álbora, no ha dejado su puesto en la sala ni el contacto directo con los comensales. Un magnífico profesional que ha dejado su impronta en todos los lugares por los que ha pasado y que ha sido capaz de actualizar los conceptos tradicionales del servicio de sala.

Entregó el premio: D. Miguel Garrido – Ex Presidente de  la Academia Madrileña de Gastronomía y académico de la Academia Madrileña de Gastronomía

 

Tenemos multitud de cocineros amantes del producto pero, el caso de Rodrigo de la Calle, es algo especial. Creador del concepto de “Revolución Verde”, ha sido un apasionado de los productos vegetales y no ha parado hasta conseguir desarrollar un proyecto absolutamente personal: un restaurante de alta cocina con un menú donde los vegetales y hongos son los protagonistas y, la proteína animal, un mero sazonador en forma de jugos, caldos, lácteos y grasas. Por su capacidad de crear un espacio único, el Premio al Proyecto Innovador es para Rodrigo de la Calle y su restaurante El Invernadero

Entregó el premio: D. Ángel Parada – Vicepresidente de la Academia Madrileña de Gastronomía

 

La Tintorería, un proyecto que, movido por César Ruíz, Flequi Berruti, Nacho Jiménez y Juan Luis Martín, ha ayudado a dinamizar el mercado del vino poniendo al alcance de muchos aficionados y de muchos establecimientos de hostelería, referencias nacionales e internacionales de gran calidad. No sólo asesoran muy bien a todo el que pasa por la tienda si no que , además, han hecho una estupenda labor para mejorar la oferta de vinos de los restaurantes de nuestra región.

Entregó el premio: D. Fernando Gurucharri – Presidente de la Unión Española de Catadores  y académico de la Academia Madrileña de Gastronomía

 

Según la RAE, castizo es algo típico, pero también es algo de buen origen y casta. Lucio Blázquez,  de profesión tabernero, es sin duda un personaje castizo desde que a los 12 años llegó a Madrid. Hoy, y como reconocimiento a su larga trayectoria y a su labor como embajador de la cocina madrileña, la Academia le concede el premio al Plato Castizo a sus populares huevos estrellados, un plato que ya es historia de la ciudad.

Entrega el premio: D. Alfonso Delgado – Presidente de la Asociación de Restaurantes Centenarios de Madrid y académico de la Academia Madrileña de Gastronomía

 

Prácticamente todos los que amamos la gastronomía somos acérrimos defensores de los mercados; allí, en los puestos de mercado, se pueden encontrar todo tipo de productos y, sobre todo, se pueden encontrar esos personajes capaces de asesorarnos en nuestras compras e incluso de darnos trucos para las recetas. Dentro de ese universo que son los puestos de mercado, el de Hermanos Gómez Ortiz ha conseguido hacerse con un lugar especial proveyendo de la mejor volatería a cocineros aficionados y profesionales. Por eso, y por su trabajo de divulgación de la caza en el terreno de la Gastronomía, la Academia ha acordado concederle el Premio al Mejor Puesto de Mercado.

Entregó el premio: D. José Luis Sanz – Director General de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid

Recogió el premio: D. Higinio Gómez.

 

No se puede entender la gastronomía madrileña sin esos establecimientos pequeños, cercanos y entrañables que son los bares; bares que, además, son en muchas ocasiones los conservadores de las recetas y costumbres tradicionales. Este año, el reconocimiento de la Academia es para el Bar Alonso, un lugar donde durante más de cincuenta años han sido capaces de mantener vivo el espíritu tradicional de los bares madrileños. Bravas, torreznos, callos, riñones, bocadillos, etc representan toda la esencia de lo que los bares madrileños son en nuestra región.

Entregó el premio Dña. Marta Blanco – Directora General de Turismo de la Comunidad de Madrid

 

En esta edición, nuestro Premio quiere poner el foco en un espacio de nuestra Comunidad que se puede considerar único a nivel mundial.  Su emplazamiento en la vega donde confluyen los ríos Tajo y Jarama, ha permitido que, durante más de cinco siglos, la Huerta de Aranjuez, haya sido sinónimo de calidad en la producción de hortalizas. Con este Premio genérico a la Huerta de Aranjuez, desde la Academia queremos agradecer el esfuerzo y hacer un homenaje a todos los productores que, con su esfuerzo, mantienen viva la calidad de estos productos, a los restauradores que los llevan divulgando desde hace años y, por encima de todo, queremos que los madrileños sean conscientes del magnífico patrimonio que tenemos en nuestra Comunidad.

Entregó el premio: D. Pablo Altozano – Viceconsejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio

Recogió el premio: D. Fernando Alcázar Belmonte – Presidente de la Asociación de Productores de la Huerta de Aranjuez

 

Con esta categoría queremos  reconocer la trayectoria de esas personas que, durante toda una vida, se han ganado el cariño y el respeto de los profesionales y de los aficionados a la Gastronomía y a los que, desde la Academia Madrileña de Gastronomía queremos agradecer todo su trabajo.

Este año, queremos extender este reconocimiento a dos personas muy especiales:


En primer lugar, a una mujer que, desde hace más de 50 años, trabaja en la cocina de Asturianos, un pequeño establecimiento que fundó junto a su marido y que ha llegado a ser uno de esos lugares especiales de Madrid que cuentan con el reconocimiento de cocineros y aficionados; Doña Julia, se sigue manteniendo a día de hoy al pie de los fogones, convirtiendo en míticos algunos platos tradicionales; siempre en un discreto segundo plano es, para muchos de nosotros, una referencia y un ejemplo

Nuestro primer reconocimiento a toda una vida es para Doña Julia Bombín del restaurante Asturianos.

Entregó el premio Dña. Sesé San Martín – Vicepresidenta de la Academia Madrileña de Gastronomía


Nuestro siguiente premiado forma ya parte de la historia con mayúsculas de la gastronomía madrileña y española. En este año, se cumple el 30 aniversario de la primera concesión de las tres estrellas Michelín a un restaurante español: el restaurante era Zalacaín y su jefe de cocina Benjamín Urdiain. Como cocinero ha conseguido los máximos galardones y, como persona, ha conseguido el aprecio de todos los que tenemos la suerte de conocerle.

Benjamín Urdiain recibió el Premio Reconocimiento a toda una vida de manos de D. Eric Ruíz-Vernacci, Vicepresidente de la Academia Madrileña de Gastronomía

 

No queremos dejar de recordar a los amigos que nos han dejado este año y a los que tanto debemos todos los amantes de la gastronomía. Para ellos son nuestras menciones honoríficas como símbolo de nuestro reconocimiento y gratitud.

En esta edición queremos tener un recuerdo para una persona que nos ha dejado en marzo de este año, alguien que había cogido el testigo de una firma cuya encomiable labor ha contribuido de forma importantísima a enriquecer la gastronomía madrileña. Desde la Academia Madrileña de Gastronomía, queremos tener un recuerdo especial para Norberto García, consejero delegado de Pescadería Coruñesas e hijo de Evaristo García, el hombre que fue capaz de convertir a Madrid en “mejor puerto de mar de España”.

Entregó la mención: D. Enrique Sánchez – Director Comercial de Hostelería de Mahou